fbpx

¿Cómo crear un podcast? Estos son los mínimos indispensables

Como Crear un Podcast

Autor

Con este artículo, queremos dar luces sobre el gran universo que se abre al momento de crear un podcast. Continuamente volvemos a ese punto cero, en el que vamos a dar a luz un nuevo show, y sabemos que es un escenario lleno de inquietudes y retos. Por eso, aquí analizamos cómo hacerle frente a algunos de ellos.

Para empezar: acá no vamos a hablar o profundizar en las dudas técnicas. Queremos ir mucho más allá de eso porque creemos que, aunque parece que las dudas técnicas son el principal dolor de cabeza, con los años hemos visto que en el fondo son las más fáciles de sortear y las que menos impacto tienen en el éxito al crear un podcast. 

Acá vamos a compartir información alrededor de: 

  • Intención para crear un podcast
  • Tecnicismos 
  • Qué quiero decir 
  • Quién quiero que me escuche 
  • Referentes 
  • Experiencia 
  • Lanzarse al ruedo y escuchar mucho, mucho, feedback

El punto de partida debería ser tener claro cuáles son las motivaciones que están en el centro de la ecuación: ¿por qué quieres crear un podcast?, ¿cuál es tu intención al hacerlo?

Primer consejo: la respuesta a esta pregunta debe darse con absoluta sinceridad contigo y con los demás. No funciona comenzar un proceso creativo con respuestas que “disfracen” nuestras intenciones. Voy con algunos ejemplos:

  • “Quiero hacer mi podcast porque están de moda y puede ser una buena forma para promocionar y posicionar mi marca”.
  • “Quiero tener conversaciones sobre x, y, o z con este perfil de personas y quiero aprender de ellos/as“.
  • “Quiero probar esta tendencia que está creciendo”.
  • “Me parece una buena forma para acercarme a tomadores de decisiones clave para mi empresa”.

Puede que de esas intenciones algunas suenen más egoístas que otras, y eso no es un problema como tal… No tiene porqué cambiar porque eso en sí no está mal. Por ejemplo, puede ser genuino un escenario en el que quiero hablar con personas a las que es mucho más fácil acercarme si tengo un podcast.

Por otro lado, hay varios tipos de intenciones que van a atraer más o menos audiencia, y creemos que uno de ellos sí necesita ser reevaluado constantemente: cuando se tiene un objetivo transaccional con la audiencia en el corto plazo. En nuestra experiencia, ese tipo de shows no suelen prosperar por su “afán”, desde el primer momento, de reclamar el valor que no le han dado a su audiencia. Si tienen dudas sobre si reevaluar o no la intención de su podcast, les recomiendo la entrada “Los tres caminos que te llevan a crear tu podcast”

Después de tener claridad sobre cuál es la intención para crear un podcast, ahora sí tiene sentido pasar a un punto que suele ser un dolor de cabeza para muchos: los aspectos técnicos. Sin embargo, desde nuestra experiencia, consideramos que este no tiene porqué ser uno de los puntos que más inquieten a la hora de crear un podcast: lo técnico también se puede aprender y es un camino para lograr algo, no el fin en sí mismo. Por eso, lo mejor es ir payaso a paso, sin prisa ni tanto agobio sobre la parte técnica. 

A continuación, les comparto algunos aspectos básicos para tener en cuenta y cómo resolverlos. 

La regla de oro técnica es: “vamos a hacer que el sonido suene tan limpio como sea posible que suene”. Ojo al final de esa máxima: “como sea posible”. Esto quiere decir que sí: habrá algunos episodios que no tengan un audio 10/10, pero si el contenido es realmente bueno, igualmente puede ser material para salir al aire. 

Tres aspectos técnicos básicos para crear un podcast son: 

1. Micrófono: 70% del audio de calidad se logra con un buen micrófono. 

Para nosotros, los mejores micrófonos son los que permiten mayor versatilidad: los que se ajustan bien en espacios con mucho ruido, tienen fácil conectividad y no requieren mucho más que un computador o una grabadora sencilla para funcionar.

Acá, para nosotros, el ganador indiscutible es el Samson Q2O. Lo hemos probado en las condiciones más improvisadas, desde grabaciones en armarios de hoteles hasta entrevistas de campo en el Pacífico colombiano. En todos los escenarios nos ha funcionado muy bien. Lo destacamos por varias cosas: 

  • Precio: cuesta solo 70 dólares, un precio muy accesible para un buen micrófono.
  • Adaptabilidad: tiene conexión USB directamente al computador y también se puede conectar a grabadoras o consolas de sonido profesionales. 
  • Calidad del audio: a pesar de tener ruido externo alrededor de las entrevistas, sus características permiten tener una alta calidad con nitidez de la voz. 

2. Espacio: idealmente sin ruido y sin eco.

Hay algo que aprendimos a hacer con los meses y al principio nos daba “pena” hacer: si estamos en una entrevista y el entrevistado no se escucha bien porque hay ruido a su alrededor, problemas en su conexión o con su micrófono, paramos la entrevista y le pedimos que nos ayude con eso. No pasa nada con interrumpir un momento y decirlo hasta solucionarlo… Eso nos garantiza tener un audio con una calidad que el oyente sí va a poder disfrutar. 

Es mejor interrumpir una vez la entrevista y garantizar un buen sonido, que tener una conversación de horas que finalmente no va a salir ni publicarse por fallas en la calidad de audio. Si se piensa de ese modo, incluso es más respetuoso con el tiempo del entrevistado pedirle que se detenga para revisar su sonido que dejarlo hablar sobre algo que no va a salir a la luz.

3. Post producción:  así como la cámara no hace al fotógrafo, el software no hace al podcaster. 

También hemos visto muchas inquietudes alrededor del cual es el mejor software para hacer la edición de audio. Nuestro consejo es ver tutoriales de una interfaz como Adobe Audition y hacerlo con ese. En realidad acá depende de la atención al detalle en lo que buscamos, pero un software como Audition permite tener un excelente producto final y es una interfaz fácil para comenzar a usar. 

Dato para los curiosos: hay una opción que puede ser más sencilla que Audition, pero que nosotros no hemos probado aún. Al parecer, es lo más de lo más: Protools.

Una vez superado el aspecto técnico, profundicemos en algo que va muy de la mano con la primera pregunta… Asumamos que ya tenemos una intención definida, por ejemplo “aprender de los cracks de innovación”, ahora la siguiente pregunta es ¿qué quiero decir? 

Ojo a la clave: no se trata de responder a la pregunta de forma puntual. Se trata de pensar en serio sobre qué creo que es valioso hablar y sobre qué NO es valioso hacerlo. 

Voy con un ejemplo. Mi intención puede ser hablar con los cracks de innovación. Ahora, ¿hablar sobre qué? Las opciones son varias… ¿Las metodologías que usan?, ¿su experiencia en ese rol puntual?, ¿sus intereses más allá de su rol?, ¿los retos que han asumido?, ¿su historia de vida?, ¿sus logros más  recientes? 

Las respuestas a esta pregunta más que darnos un cuestionario de preguntas o un marco rígido, deberían ser un norte y funcionar como una brújula para darle identidad al show y para guiar las nociones sobre qué podría esperar la audiencia al oírlo. Esto no significa en absoluto  que los formatos no puedan ser amplios. El tema y la conversación puede ser muy amplia, pero conservando siempre la identidad. Acá les quiero recomendar dos podcast que considero que son muy amplios, pero con una identidad muy fuerte y diferente: Atemporal y Expertos de sillón. 

De la mano con la pregunta anterior, va una pregunta sobre la audiencia: ¿quién quiero que me escuche? De nuevo, acá no se trata de responder a esto con una “segmentación” al estilo marketing de edades y género de quiénes me van a escuchar. Esta pregunta va más hacia quién amaría escuchar esto y qué debe pasar para que lo ame y lo quiera compartir… Y si conocemos a alguien con ese perfil específico, pues mucho mejor. Esto puede parecer bastante obvio, pero muchas veces pasa que escuchamos un producto final y puede sonar, por ejemplo, como un comercial extenso que nadie amaría ni tendría motivos genuinos para recomendarlo. 

Ahora, la aproximación honesta a esta pregunta nos va a dar una “hipótesis” de quién va a amar escucharnos. Es decir, esto también puede cambiar y está bien, lo importante es ese sentimiento de que genuinamente van a haber razones para que alguien pueda engancharse con el contenido. 

Hasta acá, todos estos “mínimos para crear un podcast” se piensan y se construyen a partir de las ideas. Pero, también hay otros mínimos que están relacionados con las acciones que deberíamos hacer antes de crear un podcast. 

Primero, escuchar MUCHOS podcast. 

Sí. Escuchar y tener buenos referentes es vital. Es válido en inglés, en español, en el idioma y del tema que sea… Lo realmente importante es explorar como oyente los formatos, las voces, las estructuras y preguntarse: ¿qué me gusta de esto que escucho?, ¿por qué me engancha?, ¿qué me hizo perder el interés?, ¿qué expectativas se cumplieron o no escuchando este contenido?, ¿cómo abren el episodio?, ¿cómo lo cierran?, ¿qué preguntas me encantan y podría replicar? 

En fin, es vital escuchar otros podcast antes de lanzarse a crear el propio. 

Segundo, nada de parálisis por análisis: que la planeación no deje al podcast en un proyecto de papel. 

Nos pasó creando Empréndete, nuestro primer podcast. Queríamos hacer algo diferente, planear muy bien los aspectos técnicos, tener una buena base de preguntas… En fin, cuando nos dimos cuenta llevábamos más de seis meses planeando un podcast del cual no habíamos grabado ni la primera entrevista. Hay que lanzarse al agua, ojalá poner una fecha de lanzamiento y, con miedo o no, comenzar a entrevistar y perder el temor sobre la marcha. 

Ninguna teoría lo convierte a uno en buen podcaster. La práctica entrevistando, soltándose, hablándole al micrófono… Eso sí lo es todo. 

Ahora, desde el momento cero hay que tener oídos abiertos a la retroalimentación. Eso no quiere decir que todo lo que la gente pida que uno haga en el podcast debería hacerse, pero sí quiere decir que pedir feedback intencionado a personas específicas, así como abrir canales para que nuestra audiencia pueda darnos sus comentarios, ha sido una técnica que nos ha ayudado a crear buenos productos (nos ha funcionado muy bien nuestro Whatsapp para este propósito). El feedback, esa perspectiva cruda y con los oídos de oyente y no de productor, es muy útil y da muchas luces sobre cómo avanzar en el camino. 
Finalmente, si quieren conocer más sobre cómo empezar, acá está nuestro curso gratuito de podcast, así como nuestro curso de pago, o si quieren contarnos sobre sus proyectos y los retos que están teniendo en la creación, escríbanme a Whatsapp +573173169196.

Si te gustó, compártelo:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on email
Email

Más
artículos

Inscríbete a nuestro
Curso de podcast gratuito

En este curso aprenderás

  • Producción de podcast desde cero
  • Crecer y cultivar una audiencia
  • Monetizar y extraer valor
  • Y más…