Tres maneras de vencer el algoritmo de los podcast


Últimamente hay algo sobre lo que he estado reflexionando y me gustaría conocer su experiencia con el tema: ¿cómo descubren nuevos contenidos? 

Usualmente por trabajo y en buena parte por gusto, paso una buena cantidad de horas a la semana escuchando podcast y consumiendo contenidos… De nuevo, especialmente podcast. Cuando lo hago por gusto, la tarea es sencilla: tengo mis shows favoritos, así que solo busco qué no he escuchado de esos programas y ya… Listo. Por otro lado, cuando estoy en modo “exploradora”, la cosa es mucho más difícil: me he encontrado con que sí hay un lugar en el que los algoritmos no parecen evolucionar es en las apps de podcast. Entonces, pregunto: ¿esto me pasa solo a mí? 

Canales en apple podcast

¿A qué me refiero? Cuando entro a TikTok (que parece tener el algoritmo más increíble de todos) o a YouTube, es común que identifiquen con cosas inherentes al contenido qué me pueden recomendar: es normal que uno termine horas de video en video porque justamente pareciera que el algoritmo entiende algunas veces que lo que me gusta es el tema, pero otras veces es por ejemplo el estilo del contenido. Sin embargo, no veo que esto pase en las apps de podcast: es común que los recomendados sean una simple coincidencia de palabras o contenido de la misma productora. 

Ante esto, no me sorprende que hoy todo el mundo hable del boom de los podcast, pero cuando hablas con un oyente descubres que rara vez se sienta a “scrollear” podcast. Por el contrario, parece que los consumidores son más como la Daniela que escucha podcast por gusto y no en modo exploradora: vuelvo una y otra vez a los mismos shows que me gustan.  

Por supuesto, este algoritmo “adormilado” trae retos para nosotros como creadores de podcast: 

  1. Si queremos que la industria del podcast crezca bien y con un buen mercado de oyentes ENGANCHADOS, dejemos de pensar que hacer un podcast es “coger un micrófono y grabar”. No lo es. En serio es sorprendente la baja calidad del contenido que hay, tristemente en español, y es agotador: entro a una categoría y de diez podcast que pongo, fácilmente seis o siete tienen una calidad de audio mala, o unos primeros minutos tan malos en su contenido que es difícil seguirlos escuchando. 

¿Cómo subir la calidad de tu podcast?

  • Hagamos una edición básica: con un par de tutoriales de YouTube (en caso de no tener el presupuesto para contratar a alguien), pueden aprender a cortar esas partes incómodas o molestas del audio, o apartados que no le suman nada al episodio.
  • Grabemos en un lugar que permita tener un buen audio: me atrevo a decir que el mal audio en un contenido, algo que siempre es malo, es mucho peor en un podcast que en un video. ¿Por qué? Sencillo, porque la audiencia solo tiene un sentido expuesto al contenido: el audio. Si el único sentido al que alguien está expuesto no es de buena calidad pues es casi imposible que siga oyéndolo y se quede con nosotros. Si hay ruido, cambien de lugar. Si el/la entrevistado tiene ruido de fondo, pídanle un cambio de locación. Si quieren un micrófono de muy buena calidad y que les permita mejorar en este aspecto, les recomiendo que busquen el Samson Q2U. 
  • Planeemos los contenidos y si tenemos que pre-grabar aparte alguna sección, hagámoslo. Pensemos en especial en el inicio: los dos primeros minutos del contenido son cruciales. 
  • Primero va la audiencia, no quien esté invitado: hay momentos en los que las entrevistas en definitiva no sirven, y da pena con el entrevistado no sacar el contenido al aire, pero créanme, por experiencia, da más pena con su audiencia. Es más grave el daño que un mal contenido genera en la marca. 

La estrategia de distribución necesita “recomendadores”. 

Es decir, el podcast solito no va a salir al mundo y encontrar a su audiencia en medio de plataformas en donde los algoritmos no nos favorecen. En este sentido, las estrategias pueden ser muchas:

  • Si tienen otros canales con buen tráfico, como blogs, YouTube o sus redes, ahí tienen que hablar del podcast. Pero ojo: no es como poner un mensaje tímido o un post solito diciendo: “Hey, tenemos un podcast”. Se trata de compartir partes del contenido, por qué están haciendo el podcast, qué tiene de especial, a quién le puede interesar, cómo encontrarlos y en dónde escucharlo.
  • Si ya tienen oyentes, creen un vínculo con ellos: por ejemplo, junto con Truora, estamos construyendo un plan de incentivos para el lanzamiento de nuestra segunda temporada hoy. 
  • Hablen con “influenciadores”: no me refiero a las personas con cuentas de Instagram de millones de personas, sino de personas que pueden tener algún tipo de comunidad así sea pequeña. Cuéntenle de su show, pidan retroalimentación y hablen sobre la posibilidad de que los mencionen en esa comunidad. 
  • Hagamos más blog con listas o recomendaciones: no solo de nuestros podcast sino de otros que genuinamente nos parezcan buenos. 
  • Hagamos promos cruzadas con otros shows: qué mejor forma de conocer un nuevo show que un podcaster que le cuenta a su audiencia sobre otro podcast que podrían escuchar y los motivos por los que lo está recomendando. Poderoso y bien hecho es un ganar-ganar que poco aplicamos, y que quisiera que en Latinoamérica lo hiciéramos más seguido.

Acá un consejo, no solo piensen en cómo hacer promos con los shows de su misma categoría. Perfectamente alguien que escucha un podcast de historia puede amar un podcast sobre contenido educativo en tecnología. 

Hacer mejores marcas es hacer una mejor industria. 

¿Qué quiero decir? En el universo de los contenidos es común que uno termine buscando qué más hay bueno de la misma casa productora. Por eso, es común que en inglés exista tanto contenido bueno: porque por lo general quien lanza un podcast tiene la visión de lanzar más de uno. Dicho esto, no me sorprende que un oyente de podcast en inglés comience con uno y termine por escuchar cuatro o cinco podcast por día. Pero, en español la cosa está bien diferente. 

Primero, parece que muchos podcast no quisieran crear algo más allá del podcast… La calidad del contenido, la ausencia de comunidades y la ilusión de que solo por subirlo a Spotify o Apple van a tener oyentes. Es decir: muchos shows nacen con el audio, pero sin estrategia de distribución. Así, si un oyente novato llega a “explorar” la app, hay tanto contenido regular que me cuesta creer que se va a enganchar con alguno: ahí es donde ese oyente vuelve a la música o la radio, o termina escuchando los dos o tres podcast con los que “va  a la fija” y ya conoce. 

Entonces, no solo es que no estemos haciendo mejores marcas, es que al no hacerlo estamos afectando a toda la industria que cada día lucha por hacer crecer la torta de oyentes. 

El juego no lo ganamos entre más partes de la torta tomemos, lo ganamos cuando más oyentes nuevos lleguen y se enganchen a este formato que sigue consolidándose en español. 

Pregunto genuinamente: si su experiencia con el algoritmo de apps de podcast sí es buena, ¿me pueden escribir? Quiero entender a quiénes sí les va bien, qué cosas han pasado y qué han descubierto interesante. 

Hasta el otro jueves,

La Negra. 

Posdata: como les mencioné, hoy lanzamos nuestra segunda temporada del Universo de Truora: Historia de un startup. Esta es la historia más transparente que hay sobre un startup con lo bueno, lo malo y lo feo. Acá les dejo el link y si les gusta… ¿la comparten? 

cover al estilo Frubana

El feedback tiene que doler, y creo que está bien

Les quiero contar que hoy lanzamos “Al Estilo Frubana: Historia de una startup” un show que para esta primera temporada tiene cinco episodios que yo considero sencillos, cortitos, y con un montón de aprendizajes. Seguramente, si se sientan a escucharlo, lo van a sentir fresquito. No es un show complejo ni tan profundo como para meterle demasiada cabeza, precisamente porque eso era lo que queríamos. 

Read More »
los podcasts se cocinan a fuego lento

La producción de podcasts es como un pavo al horno

Cocinar en definitiva no es mi especialidad y hay un rasgo de mi personalidad que no me favorece: Soy afanada. Soy de esas que le parece increíble que unas costillas se ahumen durante 15 horas. Yo soy de las que pone la carne a fuego alto y luego me la como por no dejar, aún

Read More »